Una herida por no seguir la formalidad

(0)
26 de mayo de 2003  

Con sangre en la frente, un pañuelo en la mano izquierda y el bastón presidencial en la derecha, a los empujones y rodeado de una marea de periodistas y personal de seguridad, Néstor Kirchner ingresó ayer por primera vez en la Casa Rosada como presidente de la Nación.

La accidentada entrada, minutos después de las 17, reflejó una vez más el estilo particular de Kirchner.

Apenas bajó del Renault Laguna azul que lo trasladó desde el Congreso y que lo dejó a metros de una entrada lateral que da a la avenida Rivadavia, el Presidente esquivó la alfombra roja y la escolta de granaderos que lo esperaba.

Ante la sorpresa del personal de seguridad se acercó a las vallas donde se agolpaban los periodistas. "Llegamos", le dijo, con una sonrisa que le invadía toda la cara, a un hombre que lo abrazó y lo besó.

El desconcierto fue mayor aún cuando, entre la marea humana, enfiló hacia la Plaza de Mayo para saludar al público asistente que lo esperaban. En su camino hacia la calle Balcarce, un cronista gráfico se le fue encima y, sin querer, lo golpeó con la cámara fotográfica en la frente. Del pequeño corte comenzó a salir sangre.

Desconcertados, los responsables de la seguridad cerraron filas alrededor de Kirchner, que no parecía dispuesto a entrar en la Casa Rosada sin tener un contacto directo con la gente. Alguien le alcanzó un pañuelo para que se secara la herida. Y siguió su camino.

Entre empujones, cruzó la calle Balcarce. "La gente, la gente", pedía a los periodistas en el tumulto para que le liberaran el camino. "Tenía 22 puntos y ahora tiene dos más", bromeó un movilero, mientras Kirchner avanzaba con el pañuelo sobre la herida para tratar de parar la sangre.

Finalmente, el Presidente llegó hasta las vallas que contenían a la gente sobre la Plaza de Mayo, estiró el brazo derecho y le dio la mano a un hombre. El camino de regreso fue igual de complicado.

La alfombra roja quedó sin usar. El Presidente tomó juramento a sus ministros con un apósito en la frente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.