Una jornada con guiños y gestos de complicidad