El escenario. Una ley de tierras para cosechar más votos