Una licencia médica que modificó el escenario

(0)
28 de junio de 2014  

De extremo bajo perfil, la jurado ausente, María Cristina Martínez Córdoba, se convirtió en la protagonista inesperada del tramo final del juicio político contra José María Campagnoli.

Su salida del proceso es, a juicio de quienes pretenden remover al fiscal, la prueba de "presiones mediáticas intolerables".

Para la defensa, en cambio, su ausencia constituye un elemento que refuerza sus sospechas sobre el jury.

"Me parece de una irresponsabilidad mayúscula y muy poco creíble que a 24 horas de la sentencia se abandone este juicio por estrés", dijo anoche a LA NACION Ricardo Gil Lavedra, abogado defensor de Campagnoli.

"En un juicio que para nosotros es una persecución política, en el que denunciamos a parte del tribunal y sospechamos seriamente del interés del Gobierno, que pasen estas cosas alienta las suspicacias", dijo el ex camarista y diputado nacional por la UCR.

El certificado que prolongó la licencia de Martínez Córdoba fue firmado anteayer por Carlos Maisto, que se presenta como "especialista en clínica médica y docente adscripto en Medicina".

Dice que estudió a la paciente y la encontró con "tensión arterial elevada y sintomatología asociada a arritmia"; hace mención de un cuadro de estrés laboral. Con este certificado, la Defensoría le otorgó a Martínez Córdoba la nueva licencia, que ayer fue notificada al Tribunal de Enjuiciamiento.

Martínez Córdoba representa en el Tribunal de Enjuiciamiento a la Defensoría General y el año pasado había votado por la suspensión de Campagnoli, pero los abogados del fiscal esperaban ahora que se pronunciara en su favor.

Quienes la conocen cuentan que es callada, muy religiosa y de extremo perfil bajo. Su cargo, de defensora de menores e incapaces ante la Cámara en lo Civil, Comercial y del Trabajo, jamás le había dado, hasta ahora, la menor exposición pública.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.