Una línea de acción que ya había abonado Lijo en su resolución

Hugo Alconada Mon
(0)
19 de julio de 2014  

Los investigadores judiciales sospechan que cuando era ministro de Economía, Amado Boudou y sus colaboradores influyeron de manera decisiva sobre la Casa de Moneda para impedirle que recuperara su completa autonomía funcional y forzarla, luego, a contratar a la nueva Ciccone Calcográfica, ya bajo el control de The Old Fund.

Esas sospechas se plasmaron ayer en el escrito que presentó el fiscal federal Jorge Di Lello, quien pidió que se llame a indagatoria a la actual titular de la Casa de Moneda, Katya Daura, una estrecha colaboradora de Boudou desde sus años compartidos en la Anses.

Di Lello también requirió indagar a otros dos funcionarios de la Casa de Moneda: el entonces gerente de Compras y Contrataciones, Juan Luis Biasin, y la entonces jefa de importaciones, Analía Istueta, mientras que solicitó citar como testigo al ex gerente de Administración y Finanzas, Daniel Menazzi.

El juez federal a cargo del caso Ciccone, Ariel Lijo, ya expuso la hipótesis delictiva cuando dictó los procesamientos de Boudou, su socio José María Núñez Carmona y Alejandro Vandenbroele, entre otros. Sostuvo que, como ministro de Economía, Boudou boicoteó los planes de modernización de la Casa de Moneda, que le hubieran permitido cubrir toda la demanda de impresión de billetes.

"Luego de casi un año y medio de avanzado trámite –relató Lijo en su resolución–, Amado Boudou, en su calidad de ministro de Economía, habría ordenado verbalmente no otorgar el aval requerido por el Banco Nación para el otorgamiento del crédito necesario para efectivizar la compra de los equipos."

El ex titular de la Casa de Moneda Ariel Rebello le aportó el testimonio clave para abonar la hipótesis delictiva. Funcionario de confianza del secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, Rebello declaró bajo juramento ante la Justicia que el entonces jefe de gabinete de Boudou en Economía, Guido Forcieri, le comunicó verbalmente que su jefe no le daría los avales necesarios para financiar la compra de maquinarias.

La actuación de Boudou incluyó luego una segunda etapa, cuando tras la salida de Rebello asumió Daura. Entonces, se impulsó la contratación de la firma KBA, mientras que Vandenbroele ofreció a la nueva Ciccone para la impresión de billetes de 100 pesos, lo que terminó en la firma de un contrato millonario.

Daura defendió la actuación de la Casa de Moneda –y la suya–, el 30 de junio, cuando criticó al juez Lijo y a la nacion. "La Casa de Moneda inició su proceso de incrementar su capacidad productiva mucho antes de que estallara el escándalo Ciccone. Cuando yo llegué a Casa de Moneda tenía su capacidad muy baja, duplicamos la capacidad de producción en un año, empezamos a comprar equipos", afirmó.

Daura evitó todo comentario sobre el entonces número dos de la Casa de Moneda, Juan Claudio Tristán, otro estrecho colaborador de Boudou y Núñez Carmona, con quienes compartió incluso un emprendimiento postal en Mar del Plata. Según relataron miembros de la familia Ciccone a LA NACION, Tristán participó en una reunión en la sede de The Old Fund con Nicolás Ciccone.

Casada con otro estrecho colaborador de Boudou, Manuel Somoza, quien se desempeñó como director general de Administración del Ministerio de Economía, Daura tampoco aludió a Istueta o a su hermana, ni al misterio de los 700 repuestos faltantes, ni tampoco detalló los motivos por los que Biasin figura con múltiples llamadas incluso con Boudou; su secretario privado, Eduardo Romano; su socio Núñez Carmona y Vandenbroele. Según relataron a LA NACION dentro de la Casa de Moneda, Biasin cometió el error de colocar los teléfonos Nextel a su nombre, aun cuando luego se distribuyeron entre funcionarios de alto rango del organismo. Acaso Daura.

Reconocen como agresor a un allegado a Boudou

  • MAR DEL PLATA.– Dos jóvenes que fueron baleados tras una discusión de tránsito, uno de los cuales sufrió una fractura en un hombro por el impacto del proyectil, reconocieron como autor del ataque a Rodolfo Usuna, allegado al vicepresidente Amado Boudou y vinculado con la causa Ciccone.
  • Las víctimas realizaron un reconocimiento fotográfico del agresor y el fiscal Fernando Castro, a cargo de la investigación, pidió la detención de Usuna, medida denegada por la jueza de Garantías, Lucrecia Bustos, por que no considera probada una tentativa de homicidio.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.