Una marcha peronista a puro duelo

La trastienda de la política (y de los políticos)
(0)
22 de agosto de 2011  

El habitual cumpleaños de un ex funcionario peronista de la SIDE, de épocas del menemismo, fue motivo de reencuentro. Se trata de Osvaldo Agosto, ex mano derecha de Hugo Anzorreguy en tiempos en que éste era "Señor 5". Como siempre, luego de apagar las velitas el miércoles último en un restaurante de la costanera frente al Aeroparque Jorge Newbery, el propio Agosto inició la entonación entusiasta de la marcha peronista. Pero cuando iban por "un grito de corazón", la cortó en seco y dijo: "¡Basta! ¡Estamos de duelo y la cantamos por la mitad!". Todos rieron a carcajadas. El mencionado "duelo" hacía referencia a la contundente victoria de Cristina Kirchner por el 50% de los votos en las primarias del domingo anterior. Es que los más de 60 comensales provenían del peronismo disidente: estaban el propio Anzorreguy, el sindicalista gastronómico Luis Barrionuevo, la diputada Graciela Camaño y el candidato a diputado por la Capital de Compromiso Federal Carlos Campolongo, aliado a Rodríguez Saá, entre muchos otros.

Molestia de Recalde con sus pares en Diputados

El diputado Héctor Recalde, del Frente para la Victoria, estaba disgustado con la prensa. "¿Cómo puede ser que nadie le dio bolilla al dictamen que sacamos para penar el trabajo infantil? Es un tema muy importante", dijo el abogado de la CGT y hombre de confianza de Hugo Moyano. El miércoles último, en medio de la quietud legislativa y mientras los partidos políticos vivían la convulsión de la victoria de Cristina Kirchner en las primarias del domingo último, un plenario de comisiones tipificó el trabajo infantil como delito en el Código Penal. La iniciativa tuvo el aval del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y de Moyano. El dictamen fue aprobado por las comisiones de Legislación del Trabajo y de Legislación Penal. Según datos de 2004, existen 500.000 niños afectados por la explotación laboral.

La dieta que Binner impone en campaña

En el Frente Amplio Progresista (FAP), hay algunas quejas contra su candidato presidencial, el gobernador socialista de Santa Fe, Hermes Binner. Al parecer, el problema pasa por la dieta que el gobernador de Santa Fe impuso en las habituales reuniones de los martes del FAP. Tal como ya hizo en su provincia con el gabinete de ministros, los miembros de la mesa chica del frente se ven obligados a almorzar frutas de estación (peras, bananas y manzanas, por ahora), que dejan con muestras de hambre a más de uno de los allegados de Binner después de las dos o tres horas de debate promedio que insumen esos encuentros. Los bares de la zona cercana al Obelisco, donde funciona el centro de estudios socialistas, se frotan las manos cada vez que ven entrar a los famélicos dirigentes de ese espacio.

Adrián Pérez dio la cara y ahora cosecha amigos

La amarga noche de derrota del domingo último le trajo algo de consuelo a Adrián Pérez, candidato a vicepresidente por la Coalición Cívica, en compañía de su jefa, Elisa Carrió. Es que luego de reemplazar a su jefa y enfrentar en solitario a las cámaras de televisión para reconocer los pobres resultados obtenidos en las elecciones primarias (el 3,24 por ciento en todo el país), el joven diputado no paró de recibir felicitaciones, incluso desde sectores no demasiado afines a sus lineamientos políticos. "En la calle le agradecen haber dado la cara en un momento difícil", afirmaron allegados al candidato a vicepresidente. Hubo quejas, incluso, de la decisión de Carrió de no dar la cara el primer día de la derrota. Incluso un importante dirigente macrista le mandó un caluroso abrazo de aliento al diputado de la Coalición Cívica. Pérez está más que agradecido con ellos.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.