Una misma reacción para dos errores

Como cuando amenazó a tres periodistas, Rico no se hace cargo de lo ocurrido y se considera una víctima
(0)
25 de marzo de 2000  

LA PLATA.- Con un estilo similar al puesto de manifiesto cuando tuvo que disculparse ante tres fotógrafos a los que había amenazado en Pinamar, ayer, el ministro de Seguridad bonaerense, Aldo Rico, se dirigió al presidente Fernando de la Rúa.

"He cometido errores y, seguramente, los seguiré cometiendo, pero por trabajar en favor de la comunidad más allá de los más aberrantes ataques que me asestan quienes continúan aferrados a ideologías trasnochadas", reza el segundo párrafo de la carta, que lleva membrete del Ministerio de Seguridad bonaerense y la firma de Aldo Rico (ver facsímil).

Al igual que el 6 de enero de este año, tras el incidente ocurrido en Pinamar, el ministro pareció más preocupado por deslindar responsabilidades y por aparecer como víctima de alguna "intencionalidad inexacta" .

Aquella vez, también obligado por el gobernador Ruckauf, el ex militar carapintada atribuyó el incidente a un "inexistente diálogo".

Además, antes de mencionar su intención de disculparse, instó a quien se haya sentido víctima de una amenaza a recurrir a los tribunales "a fin de su corriente esclarecimiento".

Por entonces, el ministro de seguridad había amenazado con hacer perseguir por la policía a tres reporteros gráficos -entre ellos uno de La Nación - que cubrían su actividad oficial en Pinamar.

Ahora, en un tono similar, Rico se dirigió al presidente de la Rúa en una carta que textualmente reza: "Excelentísimo señor presidente de la Nación Argentina, Dr. Fernando de la Rúa.

"Luego de las más diversas publicaciones que pretenden imponer una intencionalidad inexacta de mi parte hacia su investidura, me dirijo a Ud. para expresar mis disculpas por cualquier situación incómoda que le hayan provocado los hechos que son de público conocimiento.

"Con absoluta sinceridad le confieso que nunca tuve como objetivo el agravio personal ni tampoco intenté aprovechar una circunstancia particular para sacar algún rédito político o de cualquier otra índole. He cometido errores y, seguramente, los seguiré cometiendo, pero por trabajar en favor de la comunidad más allá de los más aberrantes ataques que me asestan quienes continúan aferrados a ideologías trasnochadas.

"Hoy que asistimos a un derrumbe de los valores y a un cambio de época, soy un convencido que no podemos echar por la borda aquellos principios que hacen grandes y felices a los pueblos. La hidalguía en reconocer aciertos y corregir errores, el honor a la palabra empeñada, la austeridad en manejar los asuntos de Estado y la fe en la causa de la Patria, son algunos de esos principios en los que creo y trato de reflejar en mis actos cotidianos.

"En mí, Excelentísimo Señor Presidente, siempre encontrará a un aliado en la defensa de las instituciones y de la Constitución, y no a un enemigo.

"Que la Virgen de Luján, Patrona de los Argentinos, lo proteja a Ud. y a su familia.

"Aldo Rico. Ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires. La Plata, 23 de marzo de 2000".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?