Una muerte con historia y que tendrá aún más consecuencias

José Octavio Bordón
(0)
27 de enero de 2015  

Es necesario ser cuidadosos y responsables al concluir sobre qué y quién provocó la muerte del fiscal Nisman ; también respecto del valor penal de las pruebas para juzgar a la presidenta de la Nación y a su canciller por ocultamiento de los responsables del atentado contra la AMIA .

El gobierno nacional, con sus errores, ha contribuido a generar el clima de incertidumbre y anomia social que estamos viviendo; su reacción ha sido incorrecta y contradictoria, frente a la denuncia primero y frente a la muerte del fiscal después. Mostró falta de templanza y competencia.

Cuando el Gobierno presentó el Memorándum de Entendimiento con Irán, fui uno de los que se manifestaron en contra. Los cancilleres de Néstor Kirchner, Jorge Taiana y Rafael Bielsa, expresaron sus dudas y frente a propuestas similares previas habrían aconsejado no aceptarlas.

Es razonable y factible seguir otras pistas complementarias sobre el atentado. Importantes especialistas y destacados miembros de la comunidad judía han sostenido que las investigaciones sobre Irán no deberían dejar de lado otras posibles conexiones locales o extranjeras.

Lo incomprensible es un cambio abrupto de estrategia sin explicar las razones y usando como intermediarios a sectores y países articulados con el régimen iraní.

El memorándum no indicaba alternativas para avanzar en la investigación; la Argentina no obtenía ninguna ventaja, pero el gobierno iraní lograba debilitar la dura posición que la Presidenta y su diplomacia habían desplegado hasta ese momento.

Fueron muchas las voces que solicitaron no aprobarlo sin analizar en profundidad todas las objeciones y sin obtener un amplio consenso parlamentario y social. Finalmente se aprobó con urgencia y en la soledad de la mayoría gubernamental. Irán nunca lo ratificó y no se concretó su expectativa de eliminar las alertas rojas de Interpol contra sus funcionarios.

Igualmente, su objetivo de mínima estaba cumplido: enervar la investigación y la presión argentina contra Irán que dificultaba su buena relación con varios países de la región que, a su vez, tenían positiva sinergia con el gobierno argentino.

El tiempo pasado desde entonces confirmó el error del Gobierno, de su diplomacia y de un oficialismo parlamentario que confunde lealtad política con obediencia.

Esta historia y las graves consecuencias actuales exigirían:

1) Garantizar una profunda investigación sobre la muerte del fiscal.

2) La continuidad, con una fiscalía confiable e independiente, de la denuncia de Nisman contra las más altas autoridades del Gobierno.

3) Mantener y profundizar la investigación de la causa AMIA.

4) La convocatoria inmediata de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia, para analizar las graves acusaciones que la Presidenta y sus colaboradores han realizado sobre el funcionamiento de los servicios de Inteligencia del Estado.

5) Denunciar el memorándum que nunca fue ratificado por Irán y que se ha mostrado claramente negativo para la Argentina. Nisman y otras instancias de la Justicia lo consideraron inconstitucional.

Es necesario que el Gobierno reconozca sus errores, informe con transparencia, separe a quienes no han estado a la altura de sus responsabilidades y acepte buscar un consenso con las distintas expresiones democráticas para avanzar en la búsqueda de la verdad y en la democratización de la Inteligencia del Estado.

Si no lo hace, deberemos mantenernos activos para que la impunidad y la oscuridad no prevalezcan. Es imprescindible que todos estemos a la altura de las circunstancias, con firmeza, prudencia y grandeza, y evitando el vuelo bajo que tantas veces nos caracteriza.

El autor fue embajador en EE.UU. durante el gobierno de Kirchner

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.