Una política de fotos: la estrategia preferida para candidatos indefenidos