Una protesta "multisectorial" en la que no faltó el oportunismo de los políticos