Una provincia con las cuentas en rojo