La situación. Una relación complicada con el FMI