Una venta que se demoró en el Congreso

Prioridades. Transparencia. Retorno. Labor diplomática.
(0)
9 de diciembre de 2001  

  • Prioridades. Mientras que con las autoridades elegidas el mes último en Australia se puede asegurar que se acentuó el interés por la provisión de un reactor nuclear argentino para uso pacífico, la Cámara de Diputados no trató el convenio de cooperación que posibilitará la venta. Tiene media sanción del Senado, pero los diputados, acaso más interesados en algunas de las “ocurrentes” iniciativas aprobadas, prefirieron postergar una operación que tiene un piso de 200 millones de dólares. Aparte del peculiar orden de prioridades legislativas, la posible venta del reactor requiere consideraciones sobre temas que se expondrán enseguida. Sin embargo, la Cámara baja no lo devolvió por esas preocupaciones o porque tuvo que solicitar la opinión de expertos. Simplemente no creyó necesario su tratamiento en el período de sesiones que concluyó.
  • * * *

  • Transparencia. El representante especial de la Cancillería para temas de medio ambiente, embajador Raúl Estrada Oyuela, definió la operación como de total transparencia, desde su punto de vista de guardián de la pureza del clima, pero comentó que a los 15 años de instalado el reactor se debe resolver acerca del tratamiento del material irradiado. Francia y Gran Bretaña son, hasta ahora, los únicos países que hacen los trabajos de recuperación de los desechos para terceros; los Estados Unidos sólo procesan sus propios desechos. Los de Atucha están depositados en piletones de 6 metros de profundidad, con los debidos recaudos, a la espera de que se adopte la decisión de instalar una planta para su recuperación o de que ésta se realice en el extranjero, como en el caso de Japón, por ejemplo.
  • * * *

  • Retorno. Después de 16 años la Argentina volvió al Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco, cuya 25a. sesión comenzó a deliberar ayer en Finlandia. El organismo fue creado para proteger lo que se considera de valor universal excepcional. En nuestro país existen siete de los 690 sitios que hay en el mundo. Son los glaciares de Santa Cruz; las misiones jesuíticas, compartidas con Brasil; Iguazú, la península Valdés, la Cueva de las Manos, en Santa Cruz; Ischigualasto y Talampaya, en San Juan y La Rioja, y La Manzana Jesuítica, de Córdoba. La delegación nacional está presidida por el embajador en la Unesco, Lucio García del Solar, responsable del retorno al organismo.
  • * * *

  • Labor diplomática. Dijo el embajador Fernando Petrella que “la diplomacia pudo hacer de una derrota (Malvinas) la base para el comienzo de un nuevo diálogo y de la frustración, la creación de nuevas esperanzas”. Fue en el CARI, en la presentación del libro “Década de Encuentro. Argentina-Gran Bretaña 1989-1999”, durante una sesión presidida por el ex canciller Juan R. Aguirre Lanari y a la que asistió el embajador británico, sir Robin Christopher. Tanto Petrella como la doctora Lilian del Castillo de Laborde calificaron el trabajo de indispensable y destacaron el rigor sistemático de las coordinadoras, Judith Canclini de Figueroa (esposa del embajador en Austria, Gustavo Figueroa) y Silvia Jalabe. El libro contiene aportes de los embajadores Roberto Guyer, Lucio García del Solar, Héctor Cámpora y Petrella, y de técnicos en varias disciplinas.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.