Una videoconferencia como destello antiimperialista