Una visita a Roma con el ojo puesto en la pelea con los holdouts