Unas reservas con bonos que vendió Scioli