La esperada respuesta a la Argentina. Uruguay se limitó a difundir su política de derechos humanos