Vandenbroele calla quién aportó $ 47,5 millones a la ex Ciccone

El síndico de la quiebra no logró precisar el origen del dinero como había pedido el juez
Hugo Alconada Mon
(0)
6 de junio de 2012  

El misterio alrededor de la ex Ciccone Calcográfica es cada vez mayor. Tras revisar cientos de páginas de documentos, el síndico que controla su salida de la quiebra no logró resolver los dos grandes enigmas que rodean a la empresa que preside Alejandro Vandenbroele : quiénes son sus nuevos dueños y quiénes aportaron $ 47,5 millones, usados para afrontar salarios y deudas antes de obtener sus primeros contratos con el Gobierno.

Ambas incógnitas quedaron expuestas en el expediente de la quiebra de la ex Ciccone que tramita ante el juez en lo Comercial Javier Cosentino, luego de que el síndico Martín Stolkiner presentó su último informe el viernes último, pero que sólo resultó accesible desde ayer.

Stolkiner expuso que revisó balances, estados contables, auditorías y otros documentos de la empresa, en los que quedó claro que Vandenbroele –investigado por la Justicia por lavado y como presunto testaferro del vicepresidente Amado Boudou– intentó sortear ambos enigmas del modo más escueto posible.

La ex Ciccone , por el contrario, sí aportó más detalles sobre cómo incumplió con los aportes previsionales de sus casi 300 trabajadores, rojo que luego cubrió con múltiples moratorias de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Así, la empresa apenas consignó que la familia Ciccone se quedó con el 30% de las acciones y que la sociedad The Old Fund, cuyo único rostro visible es el propio Vandenbroele, adquirió el 70% restante.

Al otro gran misterio le dedicaron igual o menos espacio. En uno de los estados contables, por ejemplo, con el título "Otros pasivos", consignaron apenas la existencia de "acreedores varios", cuyos nombres no identificaron, por $ 51,5 millones.

Deducidos $ 4 millones, el síndico remarcó que le pidió más datos a la empresa, sin mayor resultado: "La concursada ha dado cuenta de que dicho monto se compone de los saldos adeudados por parte de Ciccone Calcográfica SA –ahora Compañía de Valores Sudamericana SA– por los aportes recibidos por el accionista controlante The Old Fund SA. En tal sentido, señala la concursada que The Old Fund SA ha otorgado préstamos dinerarios por $ 47.548.460,75". Pero sin detallar su origen ni quiénes integran ese fondo.

Ese enigma, sin embargo, ya es investigado por la Unidad de Información Financiera (UIF), tal como reveló LA NACION el 30 de abril último. A pedido del entonces juez federal a cargo del "caso Ciccone", Daniel Rafecas, comenzó a indagar si se trataba de una presunta operación de lavado de activos por un total cercano a los $ 50 millones.

Control total del cobro

Junto con los primeros pasos de la unidad antilavado, a su vez, volvieron los rumores sobre los esfuerzos alrededor de The Old Fund para que algún empresario asuma esos $ 50 millones como propios. Entre otros –y se habrían negado a participar– Eduardo Eurnekian, Ernesto Gutiérrez y Daniel Vila, según detalló LA NACION el 24 de mayo.

Por su lado, el síndico de la quiebra logró verificar que The Old Fund –es decir, Vandenbroele– ofreció cubrir "el pago de proveedores, deudas comerciales, previsionales e impositivas para atender las obligaciones que hacen al normal giro de los negocios".

La oferta de Vandenbroele llegó apenas un mes después de que The Old Fund pagara el último de los 19 viajes del socio e íntimo amigo de Boudou José María Núñez Carmona alrededor del mundo y, también, los cuatro pasajes para Juan Bautista Boudou, hermano del entonces ministro de Economía, a través de una agente de turismo que fue la pareja del actual vicepresidente durante una década. Gastó, para eso, al menos $ 448.000, cuyo origen tampoco se conoce.

El síndico también precisó que a cambio de esos pagos "por cuenta y orden" de la empresa, la ex Ciccone "se obligó –al aceptar el ofrecimiento de servicios– a ceder la totalidad de los derechos de cobro derivados de la facturación que genere su giro ordinario por el plazo de vigencia del contrato". Por ejemplo, lo que ingrese a la compañía por la fabricación de los billetes de 100 pesos. Es decir, más de $ 160 millones, según reveló este domingo LA NACION.

Pero la forma en que The Old Fund cubrió los gastos de la ex Ciccone resultó controversial, ya que incumplió con los aportes de sus empleados. Así, según detalló el síndico, obtuvo cada mes un plan distinto de seis cuotas de la AFIP.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.