El escenario. Vandenbroele, el arrepentido que agiganta el caso Ciccone