Venezuela: un exportador habló de manejos poco transparentes

Eduardo Cavanagh declaró que "había que estar con el caballo del comisario" para vender
(0)
15 de mayo de 2010  

El empresario ganadero Eduardo Cavanagh denunció ayer una "notable falta de transparencia" en las negociaciones de venta de vaquillonas a Venezuela, de las que participó como representante de un grupo que, al final, no logró exportar.

"Había que estar con el caballo del comisario. Había una aceptación general de que eso era así -dijo Cavanagh en Tribunales, bajo juramento-. Era público que se debía negociar con las partes, delegaciones argentinas y venezolanas. Estaba sobreentendido."

El empresario relató que cuando se enteró de que Venezuela quería comprar ganado viajó a Caracas y se entrevistó con autoridades locales. Contó que después, a lo largo de 2004, mantuvo varias reuniones tanto allá como en Buenos Aires y que una comitiva venezolana recorrió con él varios campos. Todo marchaba sobre ruedas, hasta que en octubre comenzó a sentir "cierta rigidez", según relató. Sus interlocutores lo evadían. "El negocio no es para vos", le dijeron entonces. "A buen entendedor, pocas palabras", dijo él.

El mensaje, según su testimonio, se lo dio Carlos Yomal, un exportador de carne congelada con muy buen lobby en los dos países.

Cavanagh dijo que había otros dos grupos interesados en el negocio y que tenía entendido que el único que, finalmente, ofertó fue Interpampas, de Guillermo Draletti, presidente de la Unión General de Tamberos. Este productor fue, además, el primer abogado que asumió la defensa del Guido Alejandro Antonini Wilson cuando se hizo público que había entrado al país una valija con 800.000 dólares en un vuelo privado con funcionarios venezolanos y argentinos.

Cavanagh declaró ayer ante el juez federal Julián Ercolini y el fiscal Gerardo Pollicita, que investigan presuntas irregularidades en los negocios binacionales, y les dijo que la idea de que había que contar con el caballo del comisario tenía una aceptación general. Relató que él lo habló, en concreto, con varios empresarios; entre ellos, con Diego Cheja, de Medix.

Quien introdujo a Cavanagh en este caso fue el ex embajador en Venezuela Eduardo Sadous, durante su declaración testimonial de la semana pasada. Sadous dijo que Cavanagh lo había llamado para contarle que lo habían desplazado del negocio porque el entonces secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, "había formado otro grupo alternativo" con un testaferro, para la venta de vaquillonas, y lo había presionado para que se abriera.

Ayer, Cavanagh desmintió que el diálogo hubiera sido así y dijo que nunca habló con Urquiza. Admitió su conversación con Sadous, pero relató que sólo le había contado lo que le había dicho Yomal sobre que "el negocio estaba encaminado para otro grupo empresario".

Molestias

También dijo que le relató a Sadous que Yomal le había contado que el general Martínez, que encabezaba la comitiva de los venezolanos que habían viajado por el negocio de las vaquillonas, estaba "molesto". El enojo, según Yomal, era porque Martínez había recibido en su habitación del hotel Panamericano una nota firmada por Cavanagh que criticaba la falta de transparencia en las tratativas y decía que eso le impedía presentar una oferta competitiva. Según dijo ayer Cavanagh, él nunca escribió esa nota.

Sí confirmó que le había dicho a Sadous que, ante la dificultad de acceder a las delegaciones, había llamado muchas veces a Urquiza, que nunca le había respondido. "Ponelo por escrito", le recomendó el entonces embajador. Cavanagh le dijo que no lo iba a hacer. En esto coincide su relato con el de Sadous. Pero Sadous dijo, además, que el motivo de la negativa era que Cavanagh tenía miedo. "Nunca le dije eso a Sadous; no lo recuerdo. Puede ser que él lo haya interpretado", afirmó ayer.

Ante las preguntas del abogado Diego Pirota (defensor del ex funcionario Claudio Uberti), Cavanagh declaró, además, que no lo habían amenazado, que nunca trató a Uberti y que nadie le pidió sobornos. "El retorno se lo pedían a los que hacían exportaciones, según dicen los diarios", afirmó Cavanagh, que volvió a recordar que a él lo habían dejado afuera del negocio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.