Verna, el senador al que todos quieren seducir

Tiene la llave para romper la inusual paridad de la Cámara alta
Gustavo Ybarra
(0)
13 de diciembre de 2009  

A pesar de haber formado parte de aquel "viejo Senado" que quedará en la historia por el infame escándalo de los sobornos, el peronista pampeano Carlos Verna se ha convertido en uno de los hombres más deseados de esta flamante Cámara alta en la que Cristina Kirchner centra sus esperanzas de parar el avance parlamentario de la oposición.

Pero el interés por Verna proviene no sólo de la Casa Rosada. También legisladores de la oposición realizaron contactos con el ex gobernador de La Pampa para conocer cómo se va a posicionar cuando el Senado reanude sus tareas el año que viene.

Peronista orgánico y alérgico a los medios de comunicación, este pampeano (al que apodan "El Gordo") ganó su banca con un fuerte discurso antikirchnerista en una provincia en la que los productores agropecuarios y trabajadores rurales tienen alta incidencia electoral. Esto se tradujo en su anuncio. Una vez ganada la elección, de que conformaría un bloque propio, independiente del oficialista Frente para la Victoria.

Verna cumplió su promesa y constituyó, junto a María de los Angeles Higonet, la bancada PJ de La Pampa. Y quiso el azar de la política que este bloque pueda convertirse en el factor que incline la balanza de las mayorías en una Cámara que quedó dividida desde el jueves en dos grandes bloques, uno kirchnerista y otro opositor, de 35 senadores por lado.

Por eso ya se han iniciado contactos para tratar de seducirlo. Desde el oficialismo el encargado de llevar adelante esas gestiones es el santacruceño Nicolás Fernández, quien ya ha mantenido al menos un par de reuniones con el pampeano.

Según confiaron fuentes oficialistas a LA NACION, el mensaje de Verna no fue todo lo positivo que esperaba el Gobierno. Si bien le dijo a Fernández que no iba actuar como un cerrado opositor, reivindicó total independencia para defender los intereses de su provincia "en cuestiones federales". En otras palabras, la Casa Rosada podría no contar con su voto en una eventual discusión de una mayor coparticipación de los impuestos entre la Nación y las provincias.

La oposición, en tanto, también realizó gestiones. En este caso, el emisario fue el peronista disidente Juan Carlos Romero (Salta), interesado en saber si podrá contar con Verna en una ofensiva para arrebatarle al kirchnerismo la presidencia provisional del Senado cuando en febrero se elijan las nuevas autoridades.

Cuentas pendientes

Sin embargo, los oficialistas memoriosos saben que la relación entre Verna y Cristina Kirchner no es de las mejores, y que las viejas rencillas podrían aflorar en cualquier momento.

La disputa es de vieja data, de la época en que ambos eran senadores, cuando la Presidenta era una peronista crítica y Verna formaba parte de la mesa chica de conducción del bloque justicialista que comandaba el entrerriano Augusto Alasino.

Cristina Kirchner nunca olvidó la expulsión del bloque que le impuso aquella conducción e intentó tomarse revancha en 2003 cuando Néstor Kirchner ya era presidente y tuvo en sus manos, como presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales, la investigación de un supuesto nuevo pedido de coimas.

En aquel entonces las miradas acusadoras apuntaban a la peronista tucumana Malvina Seguí. Pero Cristina Kirchner, en connivencia con la senadora sospechada, se encargó de cambiar el eje de la investigación hacia la relación que varios legisladores oficialistas, en particular Verna, mantenían con un controvertido lobbista.

La pesquisa nunca prosperó y Verna pudo aspirar ese mismo año y con éxito a la gobernación de La Pampa. Seguí, por su parte, fue premiada por el kirchnerismo con un nombramiento en el directorio del Banco Nación, en una negociación que incluyó la cesión de su amplio despacho del tercer piso del Senado a la entonces primera dama. Seis años después, Cristina Kirchner sólo mantiene una vieja enemistad con un senador que podría complicarle su intención de retener el control de la Cámara alta.

El personaje

CARLOS VERNA

Senador

  • Provincia : La Pampa
  • Partido : PJ
  • Fue gobernador pampeano entre 2003 y 2007, después de un largo paso por el Senado. En su etapa legislativa integró el bloque peronista que lideraba Alasino y estuvo salpicado por el caso de las coimas en la aprobación de la ley laboral. Se enfrentó con Cristina Kirchner cuando eran compañeros de bloque. Hoy el oficialismo y la oposición tienen 35 bancas cada uno. Las restantes dos senadores son Verna y su comprovinciana Higonet.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.