Versiones encontradas acerca del retiro de sueldos de los bancos

Britos dijo que a partir del 4 o 5 de enero no habrá restricciones; Frigeri lo relativizó
Alfredo Sainz
(0)
24 de diciembre de 2001  

La posibilidad de que los empleados en relación de dependencia puedan retirar la totalidad de los fondos de sus cuentas salario, sin ningún tipo de restricción, aún no está definida.

Ayer, el flamante ministro de Trabajo, Oraldo Britos, a la salida de la primera reunión del gabinete del presidente Adolfo Rodríguez Saá, afirmó que "entre el 4 y el 5 de enero estará disponible el total de los salarios. Si los bancos no llegan a adecuar los sistemas para el viernes 4, la implementación de la medida se podría postergar hasta el lunes 7".

Sin embargo, apenas unas horas después, el secretario de Hacienda, Rodolfo Frigeri, relativizó la posibilidad en diálogo con LA NACION. "Me gustaría, pero los bancos no resisten", dijo.

Las primeras versiones indicaban que la eliminación del corralito financiero que hoy restringe el retiro de fondos sólo se aplicaría para las cuentas salario, mientras que seguiría vigente el límite de $ 250 pesos semanales para el resto de los depósitos en cajas de ahorro, cuentas corrientes y plazos fijos.

En el caso de las cuentas salario, el Congreso Nacional aprobó la semana pasada una ley que autoriza el retiro total de los depósitos de los bancos, pero la norma legal todavía debe ser promulgada por el Poder Ejecutivo Nacional y comunicada a las autoridades del Banco Central para su instrumentación.

Los ejecutivos de los principales bancos sostuvieron que hasta ahora no recibieron ninguna notificación del Gobierno sobre el tema, aunque adelantaron que si se libera únicamente el retiro de fondos de las cuentas salario no tendrían mayores inconvenientes para hacer frente a los pagos.

"Sabemos de la necesidad de inyectar efectivo en la economía y en la medida en que se eliminen sólo los retiros de los salarios, no tendría graves consecuencias para el sistema financiero", explicó un alto ejecutivo de uno de los bancos privados más grandes de la Argentina.

En las distintas entidades, además, minimizaron el impacto que tendría la medida, ya que para la mayor parte de los asalariados hoy no rige ninguna restricción.

"Más del 80 por ciento de los empleados cobra menos de $ 1000 mensuales, que es el tope que rige hoy, así que si se levantan las restricciones para el retiro de los salarios el impacto no sería muy grande", explicó el directivo de una de las principales entidades extranjeras.

Voces disidentes

Dentro del Partido Justicialista, ayer, varios dirigentes hicieron público su pedido para que el Gobierno levantara las restricciones para el retiro de fondos.

El primero en exigir la medida fue el gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, que tras mantener una reunión con Rodríguez Saá señaló que contaba con la aprobación del Presidente. "Es fundamental, y se lo pedí a Rodríguez Saá, terminar con este corralito por el cual no se le permite a la gente manejar su sueldo", sostuvo.

Algunos dirigentes, como el sindicalista Luis Barrionuevo, incluso fueron más lejos y reclamaron la eliminación lisa y llana de todas las restricciones, sin distinguir si se trata de cuentas salario, cajas de ahorro o plazos fijos. Sin embargo, desde el Banco Central le advirtieron a Rodríguez Saá sobre la inconveniencia de implementar una medida de este tipo.

Para evitar una nueva corrida que ponga en peligro a la mayoría de los bancos, la alternativa que manejan las principales entidades es ir eliminando las restricciones en forma paulatina. Es decir, que primero se autorice a los empleados en relación de dependencia a retirar su salario y después extender la medida al resto de los depósitos, comenzando por las cajas de ahorro y cuentas corrientes de los pequeños ahorristas.

"Con todos los vencimientos de plazos fijos que se produjeron desde el 3 del actual (día en que se implementaron las restricciones), si se levanta el corralito de un día para el otro, muchos bancos no estarían en condiciones de soportar el retiro masivo de fondos", explicó el ejecutivo de un banco.

Tanto los banqueros como los funcionarios reconocen, sin embargo, que la normalización del sistema financiero no será un proceso fácil de desarrollar. "Hoy, el problema crucial es el descongelamiento de los depósitos, y hará falta mucho poder político por parte del Gobierno para enfrentar el tema", explicó el economista Jorge Avila.

Por el momento, lo único confirmado es que para hoy se extendió el feriado bancario y cambiario y que los bancos sólo abrirán para pagar los sueldos y jubilaciones y cobrar servicios.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.