Vidal, preocupada por la obra pública y enojada con el PJ

La gobernadora cree que la crisis por la corrida del dólar será transitoria, pero teme que impacte en los proyectos de infraestructura, que son "el motor" del interior
La gobernadora cree que la crisis por la corrida del dólar será transitoria, pero teme que impacte en los proyectos de infraestructura, que son "el motor" del interior Fuente: Archivo - Crédito: Santiago Filipuzzi
Jaime Rosemberg
(0)
6 de mayo de 2018  

Inundaciones derivadas de las lluvias, la sargento Rocío Villareal baleada en San Justo, la inseguridad que golpeó en Tres de Febrero. La agenda de "urgencias" de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal , estuvo repleta en una de las semanas más difíciles que pasó el gobierno de Cambiemos desde que llegó a la Casa Rosada.

Pero ni las urgencias, ni las recorridas "de gestión" por Arrecifes, Olavarría y Saladillo, en ese interior donde vislumbra "ese crecimiento por sectores" que la entusiasma tanto, le impidieron a la gobernadora y figura más taquillera del oficialismo seguir de cerca la frenética subida del dólar, que ella misma calificó ante sus íntimos como un "intento de instalar un golpe" de "algunos medios".

WhatsApp mediante, Vidal habló ese jueves de furia dos veces con el presidente Mauricio Macri y una con el jefe de Gabinete, Marcos Peña . "A Mauricio lo notó tranquilo, con la confianza en que las medidas que iba a tomar iban a dar resultados", contaron cerca de ella.

Vidal comparte con el Presidente un enojo apenas disimulado con la oposición, en especial el "peronismo dialoguista" con el que acordó durante la primera parte de su mandato, y que se embarcó, a su criterio, en una "actitud irresponsable que afectó al Gobierno" con su proyecto de revisión del esquema tarifario .

Quienes la escucharon en las últimas horas la notaron aún molesta con su (ex)aliado parlamentario Sergio Massa y el resto de los "peronistas moderados" alejados de la expresidenta Cristina Kirchner .

"Pensé que habían entendido que si hay de nuevo un 2001 en la Argentina, la que vuelve es Cristina, y para ellos no hay lugar", reflexionó en la intimidad. "No llegan a entender el daño que le causan al país", afirma. "Este es el único camino posible, y la oposición no tiene una alternativa con financiamiento incluida", refunfuña. Dispara también contra Martín Lousteau , el radical "rebelde", que "presenta una alternativa de pago de tarifas donde le cierran los números, pero que todos sabemos que es inviable y él también", atacan cerca de la gobernadora.

Vidal extiende ese enojo a los gobernadores e intendentes bonaerenses, "que piden que bajen las tarifas pero ellos mismos no sacan los impuestos municipales de sus boletas de luz y gas", se queja. El ministro de Economía, Hernán Lacunza, le acerca los números: en distritos como Avellaneda, donde gobierna el kirchnerista Jorge Ferraresi, casi uno de cada diez pesos en las boletas de servicios va a parar al municipio.

"María Eugenia perdió $3000 millones y ellos se quejan, pero no sacan de la suya", atacan desde la sede porteña de la Casa de la Provincia, a metros del Congreso, donde Vidal suele tener reuniones. El proyecto oficialista para eliminar esos impuestos, impulsado por Vidal luego de eliminar las tasas provinciales que se incluían en las boletas, avanza en el Senado bonaerense, pero encuentra resistencias del PJ en la Cámara de Diputados.

Más allá del costo político que paga, a Vidal le preocupa que la suba del dólar y la decisión de achicar el déficit impacte en la obra pública provincial, a la que define como "el motor" en el interior bonaerense. "No emitimos más moneda, y no veo de dónde se puede sacar la plata si no es de ahí o generando conflictos políticos", transmitió. Comparte la visión de un veterano dirigente de Pro, hoy en un destino diplomático, para quien "la oposición le quiere sacar a Mauricio la plata que tiene para hacer obras y ganar el año que viene" la reelección.

Vidal confía en que los sacudones derivados de la suba del dólar y las tarifas serán transitorios. "Lo peor fue lo de diciembre -la discusión por la reforma previsional- porque hubo violencia. Pero ya no va a haber más aumentos de tarifas y todo se va a ir normalizando", reflexiona.

Aun cuando su imagen -igual que la de Macri- viene bajando en las encuestas, Vidal se alinea sin pestañear con el "gradualismo" y hace suya una frase del Presidente. "Ese sistema les salvó la vida a los pobres en la Argentina", desafía. ¿Alcanzará para ganar en 2019? "Lo mágico y rápido no te lleva a ningún lugar, confío y apuesto a que los argentinos lo entienden", contestó en las últimas horas a quienes la consultaron por el rumbo de la economía.

La anunciada "salida" de Emilio Monzó , con quien sostuvo durísimos cruces antes de las elecciones de 2015, no la incomodó tanto como los comentarios que dan por sentado que Macri y Peña se están "cerrando" y apagando las voces díscolas.

"Mauricio tiene voces muy críticas al lado y él revisa posiciones. La diferencia es que los que lo criticamos no hablamos con los periodistas después", suele comentar, en un doble juego de defensa irrestricta de Macri, y a la vez dardo a Monzó, que prefería un acuerdo con Massa y afirmaba que la candidatura de Vidal en la provincia iba directo al fracaso. Monzó fue luego marginado del armado político en la provincia.

Sin faltar a su sesión semanal de terapia "por el bien de los bonaerenses", Vidal confía en que el mal momento será transitorio. "La inflación va a ser más baja este año, aunque tal vez no sea del 15 por ciento", sentencia, y defiende otra vez a su líder. "Veníamos de un desastre total, y el mundo esperaba un ajuste mayor. Pero el que elegimos es el único camino posible", define.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.