Vidal vuelve a la carga para eliminar las tasas municipales sobre la luz y el agua

El Senado bonaerense aprobará hoy la eliminación de las cargas que van a manos de los municipios, pero Cambiemos enfrenta un duro escenario en Diputados para sancionar la ley
El Senado bonaerense aprobará hoy la eliminación de las cargas que van a manos de los municipios, pero Cambiemos enfrenta un duro escenario en Diputados para sancionar la ley
Marcelo Veneranda
(0)
10 de mayo de 2018  • 11:52

Con amplia mayoría en el Senado bonaerense, Cambiemos aprobará esta tarde la eliminación de las tasas que aplican los municipios en las facturas de luz y agua . Tras ese paso, y pese a que sólo necesita tres votos opositores en la Cámara de Diputados para convertir en ley ese proyecto, el oficialismo no encuentra aún por dónde abrir una brecha en los bloques peronistas.

La iniciativa es fuertemente rechazada por los intendentes opositores, que calculan un impacto fiscal de 1300 millones de pesos sobres las arcas de los 135 municipios bonaerenses. Los intendentes radicales también pusieron el grito en el cielo, pero luego se encolumnaron detrás del mandato de la Gobernación.

El 23 de abril, luego del pedido lanzado por el presidente Mauricio Macri desde Vaca Muerta, María Eugenia Vidal decretó la eliminación de impuestos provinciales en los servicios públicos, lo que representó una rebaja del 15,5% en las facturas de luz, del 6% en las de gas y del 3% en la de agua. El objetivo final era llegar a un descuento del 15,7%, 6,3% y 6,2%, respectivamente.

Para cumplir esa meta de máxima, el 26 de abril el oficialismo se apuró en convertir en ley un proyecto que eliminaba una contribución provincial del 6 por mil en las tarifas de luz, además de las tasas municipales de 6% para la luz y del 3% para el agua.

Pero, sin poder llegar a los dos tercios de los votos necesarios (por saltearse el itinerario institucional de la Legislatura) y, sobre todo, ante el rechazo de los legisladores de la oposición que responden a los intendentes, la parte de la iniciativa que afectaba las tasas municipales no se trató y se terminó derivando a las comisiones.

Hoy, Cambiemos volverá a la carga. Tras conseguir dictamen en la comisión de Presupuesto, el Senado aprobará esta tarde la eliminación de tasas municipales. Le sobran manos para llegar a la mayoría simple: en la Cámara alta, el oficialismo cuenta con 29 de las 46 bancas. Es decir, tiene quórum y mayoría propios y sólo necesita dos votos para llegar a los dos tercios.

Sin embargo, en Diputados Cambiemos cuenta con 44 de las 92 bancas. Es decir, necesita tres votos opositores para lograr el quórum y la mayoría. O cuatro ausencias de los diputados de la oposición.

El bloqueo en Diputados

No parece un camino de negociaciones demasiado empinado, pero la demostración de fuerza y unidad que dieron las distintas bancadas del peronismo en el Senado, el 26 de abril (podrían haber dejado pasar la ley para su segura "derrota" en Diputados), encendió las alarmas en el entorno de Vidal, donde por lo bajo hablan de pactos y treguas entre kirchneristas duros, massistas y peronistas "dialoguistas" para frenar la ley.

Esta tarde, cuando Cambiemos consiga la "media sanción" del proyecto en el Senado, no podrá festejar demasiado: todavía no ve una luz para sentarse a negociar con ninguno de los espacios opositores en la Cámara de Diputados.

El margen para negociar con Unidad Ciudadana (22 diputados) es prácticamente nulo. El massismo, que tiene 12 miembros, dejó de operar como aliado parlamentario de Vidal y responde en esta discusión al planteo de sus intendentes. Además, en el oficialismo creen que Sergio Massa en persona acordó con el resto del peronismo, en la figura de Martín Insaurralde (intendente de Lomas de Zamora), el bloqueo de la ley.

Insaurralde es uno de los coordinadores del bloque PJ Unidad y Renovación (siete miembros), que reemplazó al massismo como aliado legislativo de Vidal y pasó a ocupar la vicepresidencia de la Cámara. El problema para Cambiemos es que este bloque está totalmente alineado con los intendentes que hoy conducen el PJ bonaerense a través de Gustavo Menéndez (Merlo).

En otras discusiones difíciles, Cambiemos ya apeló a otros dos bloques menores: Convicción Peronista (2 diputados), ligado al Movimiento Evita; y la bancada Peronismo Kirchnerista, que reúne a dos camporistas "díscolos" (José Ottavis y Rocío Giaccone). Pero hoy están convencidos de que ningún sector del peronismo, más allá de las internas y heridas abiertas, querrá traicionar al conjunto.

En el horizonte quedan dos opciones: una es Integrar, el monobloque de Fabio Britos, que abandonó el massismo y tendió algunos puentes con Cambiemos. Pero el diputado es hermano del intendente de Chivilcoy, Guillermo Britos, que también sufriría el golpe sobres sus ingresos si se eliminan las tasas.

Ante ese panorama sombrío, en La Plata no faltaban quienes bromeaban con que la opción más sólida para abrir una negociación es hoy el monobloque del Frente de Izquierda y los Trabajadores, que de Cambiemos cuestiona hasta la sombra.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.