Puja. Vidal y los docentes negocian contra reloj