Encontraron tres bóvedas en la capilla del monasterio donde detuvieron a José López