Vinculan a Jaime con otro lujoso departamento

Un funcionario de su equipo lo compró en efectivo y no lo declaró
Hugo Alconada Mon
(0)
1 de julio de 2010  

Un arquitecto de la Secretaría de Transporte cercano a Ricardo Jaime compró en 1,5 millones de pesos, pagados en efectivo, el semipiso de la avenida Figueroa Alcorta 3050, a metros de Canal 7, que la Justicia vincula con el polémico ex funcionario kirchnerista.

El investigado, Hugo Daniel Alvarez Picasso, trabajó hasta el viernes en el Gobierno: estaba a cargo de un presupuesto de $ 35 millones para obras en la laguna La Picasa. Fue despedido el mismo día en que la Justicia requirió sus declaraciones juradas de bienes, donde no figura la compra de ese departamento de 250 metros cuadrados.

Alvarez Picasso aparece en la categoría más baja del monotributo, según consta en los registros de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), y le gusta escribir. Su única novela se titula El legado.

Ayer, a pedido del fiscal federal Carlos Rívolo, el juez Norberto Oyarbide allanó un departamento en el que viven sus hijas, en la ciudad de La Plata. El propio Alvarez Picasso recibió a los gendarmes, que buscaron más datos y documentos sobre la sociedad anónima Clamaran, usada para adquirir ese inmueble.

Alvarez Picasso conoció a Jaime en Caleta Olivia (Santa Cruz), donde se hicieron amigos, según rememoró una fuente que trabajó después con ambos, ya en Buenos Aires. (LA NACION se comunicó ayer con una hija y la cuñada del arquitecto, que no respondieron las llamadas). Sin embargo, el primer indicio que vinculó el semipiso de Figueroa Alcorta que compró Alvarez Picasso con Jaime fue el hallazgo, en la casa del ex secretario en avenida del Libertador 654, de una boleta de expensas por $ 2299 y facturas de agua y gas de Figueroa Alcorta.

Los rostros visibles de Clamaran son singulares, según corroboró LA NACION. Uno, Claudio Hernando, es un vendedor ambulante de medias que vive en un monoblock. El otro, Juan José Salas, es un changarín al que la Justicia le designó un curador y declaró incapaz para realizar operaciones comerciales (de lo que se informa por separado).

Video

Allí no se acaban las sorpresas alrededor de la sociedad. Su nombre, Clamaran, se gestó durante una partida de Scrabble. Y con un capital social de $ 12.000 se constituyó el 21 de octubre de 2009. Veintitrés días después, el 13 de noviembre, Hernando y Salas le vendieron la firma a Alvarez Picasso, que tres días después desembolsó $ 1,5 millones, en efectivo, para adquirir el departamento del contrafrente del 5° piso de Figueroa Alcorta.

El segundo indicio que vincula a Clamaran con Jaime es el escribano que intervino en la compra del semipiso, Luis María Allende. Es el mismo que constituyó las sociedades Delome y Midas, señaladas por Oyarbide como ligadas a Jaime a través de su principal asesor, el empresario Manuel Vázquez. Delome SA, afirmó Oyarbide al inhibir al ex funcionario por $ 40 millones, "pertenecería a Ricardo Jaime y/o su entorno y es utilizada como pantalla para ocultar la verdadera propiedad de sus bienes".

El tercer indicio es otro nombre, ya que la compra del semipiso la negoció Silvano del Carmen Mazzucchelli, quien figura como director suplente de Delome. Es, además, uno de los autorizados, junto con Vázquez, a retirar un yate valuado en US$ 1,5 millones que la Justicia también vincula a Jaime.

Comprado, pero vacío

Allí tampoco se agota la conexión de Mazzucchelli con la compra del departamento de Figueroa Alcorta. La factura por la comisión del 5% que cobró la inmobiliaria Toribio Achaval está a su nombre, según consta en la causa en que se investiga a Jaime por presunto enriquecimiento ilícito.

En el expediente judicial figuran las actas del escribano, de donde surge que hubo dos intentos fallidos para escriturar el inmueble. La primera vez se presentó Mazzucchelli, pero alegó que no podía cerrar el trato. Y en la segunda nadie se presentó por la parte compradora. Sólo en la tercera ocasión apareció Alvarez Picasso y apiló los billetes.

Pese a todas esas gestiones, sin embargo, el funcionario monotributista no ocupó el semipiso. "Hace meses que está vacío", relató uno de los moradores del edificio. Y aunque las expensas tampoco llegaban allí, el enlace quedó sellado. Horacio Saettone, el administrador del consorcio, aportó a la Justicia el número de teléfono que dejó Alvarez Picasso para contactarse por cualquier gestión. Ese número corresponde al departamento de La Plata que ayer allanó Oyarbide.

Para Alvarez Picasso, la situación se complicó aún más en cuestión de horas. Porque al allanamiento se sumó su salida de la función pública, según confirmaron ayer allegados al actual secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi. Ante la consulta de LA NACION, informaron que "se dejó sin efecto la asignación de tareas" de Alvarez Picasso, con fecha retroactiva al primer día de 2010.

HUGO ALVAREZ PICASSO

Ex funcionario de transporte

  • Profesión : arquitecto, 56 años
  • Trabajó en la Secretaría de Transporte a las órdenes de Jaime en varios proyectos. El último fue la gestión de un crédito internacional por US$ 35 millones para ejecutar un proyecto ferroviario para la Laguna La Picasa. Amante de los libros, dio talleres de literatura y acaba de publicar El legado.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.