Violento ataque de los seguidores del Pata Medina

El conflicto se desató por el control de la bolsa de trabajo
El conflicto se desató por el control de la bolsa de trabajo Fuente: Télam
Los sindicalistas se enfrentaron con la policía en el ingreso de la planta de YPF en Ensenada
María José Lucesole
(0)
20 de septiembre de 2019  

LA PLATA.- La violenta lucha sindical por poder y negocios entre los sucesores de Juan Pablo "Pata" Medina -que buscan retomar la conducción- y la intervención normalizadora de la Uocra se dirime a tiros y fuego en las calles de la región capital.

"No les gusta la intervención: pero Pata Medina está preso por tener una fortuna que nadie sabe de dónde salió -estalló ayer Carlos Vergara, interventor de la Uocra-. No aguantan más estar afuera. Esto es violencia pura por poder..., el poder los vuelve locos...", dijo a LA NACION el normalizador de la seccional La Plata.

La puja pone en riesgo la continuidad laboral de unos 720 trabajadores de la construcción en la planta de YPF, en Ensenada.

Ayer volaron piedras, palos y balas de goma en las calles del ingreso a la destilería, cuando un sector liderado por Brian Medina, nieto del Pata, intentó entrar por la fuerza a la empresa y fue reprimido por la Infantería.

El conflicto comenzó a las 5.30 de la mañana en la puerta 4 de YPF, donde se ingresa a la empresa AESA cuando unos 720 obreros debían ingresar a sus puestos de trabajo.

Un grupo de 30 trabajadores liderados por el menor de los Medina -cuya tarjeta estaba inhabilitada- comenzaron a insultar y apedrear a los policías apostados en el lugar.

Incidentes en YPF: la Uocra se enfrentó a tiros y piedrazos

02:58
Video

"Llegamos y nos cagaron a trompadas -relató Tomás Correa, uno de los obreros que intentaba ir a trabajar a su puesto dentro de la destilería-. Nos aprietan y nos quieren meter miedo para que no entremos", dijo el hombre que ayer tenía la cara y la cabeza golpeadas.

Los uniformados respondieron con balas de goma y gases lacrimógenos a efectos de dispersar a los violentos dada la peligrosidad de la zona donde se desarrollaba el enfrentamiento: un lugar poblado, en la cercanía de una escuela y de la destilería.

Los manifestantes fueron corridos por la policía hasta la avenida Vergara y el camino Mosconi de Ensenada. Más tarde se desplazaron a las oficinas del Ministerio de Trabajo en el centro de La Plata. Incendiaron gomas, rompieron vidrios y cámaras de seguridad. "El conflicto se desató por el manejo de la bolsa de trabajo: cuando los seguidores de Medina fueron desplazados y a su gente se les impidió el ingreso se pusieron violentos", explicó a LA NACION Martín Slobodian, secretario de Seguridad de Ensenada.

Hay poder, dinero y negocios en juego. La pelea que se dirime entre los sucesores de Juan Pablo "Pata" Medina y la intervención comenzó a tomar volumen el 23 de agosto último, cuando la empresa AESA realizó descuentos salariales a los trabajadores.

Los seguidores de Medina protestaron con violencia frente a la planta de YPF. Hubo una balacera frente a la seccional La Plata, en calle 50 entre 3 y 4. Nueve balas y un mensaje: "La plata es de Medina".

También hubo tiros en las casas de tres de los seguidores de Agustín Medina, en Ensenada.

Sin continuidad laboral, y ante el conflicto con los trabajadores, la empresa despidió a 33 trabajadores y suspendió a otros 60. La obra quedó frenada el 11 de septiembre.

Ayer, los trabajadores debían volver a la empresa luego de que se suscribiera un acta de conciliación entre la empresa y el sindicato. Pero un grupo de violentos tiró piedras y palos a los que intentaban ingresar. "Esto es lucha de poder. La gente esta presionada. La gente está con temor. Los innombrables los amenazan para que no entren a trabajar", dijo Vergara.

Los seguidores del clan Medina afirman, en cambio, que ellos son los perseguidos. Los hijos y nietos de Juan Pablo Medina que resisten la intervención del gremio aseguran que los trabajadores les piden que asuman nuevamente la representación de los afiliados.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.