Virtual alejamiento de Alvarez del Frepaso

El mes próximo lanzará su propio movimiento
(0)
26 de octubre de 2000  

El ex vicepresidente Carlos Alvarez parece dispuesto a avanzar solo: el 25 del mes próximo lanzará su anunciado movimiento social y, ante algunos de sus hombres más cercanos, admite que en el Frepaso "no se sabe mucho" acerca de su proyecto.

Alvarez repite ante quien quiera escucharlo su compromiso de alejarse de la coyuntura del país y parece no preocuparlo la supuesta inquietud que vive el Frepaso respecto de su alejamiento de la fuerza.

"Está bien que se asusten. Es necesario zamarrear la fuerza para que no se mimetice con la corporación", comenta ante sus colaboradores cuando le transmiten la sensación de inquietud que viven por estos días los principales referentes de la agrupación que él mismo fundó. Admite que está entusiasmado por los 150 correos electrónicos (e-mails) y 70 cartas de apoyo que le envían a diario.

Alvarez reapareció ayer públicamente y eligió un auditorio ideal. Disertó en un seminario organizado por la Fundación Universitaria del Río de la Plata ante un centenar de jóvenes que llegaron desde distintas provincias. Habló de proyectos, cambios y utopías y fue aplaudido por los estudiantes, que se quedaron con ganas de hacerle más preguntas.

Para lanzar el Movimiento de participación ciudadana para una nueva política, Alvarez buscará un ámbito similar. El acto se hará en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

La premisa para sumarse al proyecto, dice Chacho Alvarez, es no aspirar a cargos electivos y pelear por una política con métodos más transparentes.

El movimiento social que liderará Carlos "Chacho" Alvarez ya tiene nombre y fecha de presentación: Movimiento de Participación Ciudadana para una Nueva Política será lanzado el 25 del mes próximo, en un acto que probablemente se realizará en la Facultad de Derecho.

El paso que dará en los próximos días lo tiene entusiasmado, aunque admite en la intimidad que en el Frepaso "no se sabe mucho" de la idea.

Alvarez planifica su futuro político sobre la base de un triángulo: "El partido será la herramienta electoral, la Fundación Auyero será el lugar desde donde se avance con la reforma institucional y el movimiento social, la vía de participación ciudadana para una nueva política", repite por estos días.

Está exultante con los 150 correos electrónicos (que le llegan por medio de su propia página en Internet: www.chachoalvarez.com.ar) y las 70 cartas diarias que recibe.

Parece no preocuparlo la inquietud en el Frepaso por su alejamiento de la fuerza o, al menos, por su desentendimiento de las cuestiones partidarias. "Está bien que se asusten", comenta ante sus allegados.

El ex vicepresidente insiste en que es necesario "zamarrear" la fuerza política que él mismo fundó para que no se mimetice con lo que denomina la "corporación".

Con tono de autocrítica, recuerda que la última iniciativa de "mediación con la sociedad" que organizó su partido fue el apagón, una medida que sirvió para protestar contra el gobierno menemista.

"El efecto fue impresionante y se hizo de la nada. Imaginen qué pasaría si atrás hubiera una red de uno o dos millones de personas. Se trata de contar con ciudadanos más activos, de demostrar que en política se puede construir desde otro lugar", alecciona a sus seguidores.

Chacho está convencido de que en los últimos años el Frepaso tuvo la hegemonía cultural de la política argentina y que logró, prácticamente, "monopolizar" la oposición a Menem, "logros" que con el paso del tiempo se fueron apagando.

En privado se anima a hacer comparaciones con lo que les sucedió a los movimientos sindicales más rebeldes, como la Central de Trabajadores de Argentinos. "En diez años, a pesar de las grandes marchas, no han podido hacerles ni cosquillas a los pesos pesados. Esa es una clara señal de que el viejo sistema está agotado en la Argentina", ejemplifica.

En confianza, el ex compañero de fórmula de Fernando de la Rúa explica detalles de su publicitado movimiento social. La premisa fundamental para sumarse a la iniciativa es no aspirar a cargos electivos.

Repite ante quien quiera escucharlo que su intento por formar un movimiento social no es nuevo. Recuerda una experiencia sobre defensa de usuarios telefónicos que dirigió cuando era diputado nacional.

La hoja de ruta del ex vicepresidente señala para fines del mes actual su primera escala en el interior. Será en la Universidad de La Pampa, el 30. En su agenda también figuran escalas en Salta y Tucumán.

"La disfuncionalidad de la política y la economía" lo llevaron a agregar a su lista de sectores por visitar (los colegios secundarios y las universidades ocupan un lugar privilegiado) a los empresarios. Se trata de segundas líneas o líneas gerenciales de los grandes grupos empresariales.

El titular del Frepaso tiene claro que "las empresas no hacen beneficencia y que lo que quieren es ganar dinero" y por ello pregona que "el poder político es el que debe resguardar el bien común".

El efecto de la corrupción

En la exposición que ayer realizó ante un centenar de jóvenes (de lo que se informa por separado), puso especial énfasis en que la corrupción no sólo produce daños morales, sino que afecta directamente la vida de los ciudadanos, al influir en la distribución de los ingresos y bajar las partidas para gastos sociales.

"No se trata sólo de moralizar o higienizar la política", repite. Cree que la nueva camada de empresarios que no superan los 40 años comparte su idea de "agotamiento del modelo tradicional de la política".

Precisamente, en las últimas horas ha hecho público su enojo por las declaraciones de "prestigiosos economistas de Chicago (en referencia a supuestos dichos de Guillermo Calvo) que plantean que una cuota de corrupción puede actuar como lubricante de la política".

El ex vicepresidente admitió ayer que la reforma política que el Gobierno anunció esta semana es un primer paso en el camino de la depuración del viejo sistema, pero en voz baja fogonea a sus colaboradores para que apuren una batería de reformas institucionales entre las que "hay que incluir a la Justicia".

Sobre escándalo en el Senado, parece aplicar algún proverbio oriental relacionado con la paciencia.

La mira del ex vicepresidente sigue estando puesta allí. De hecho, ya delinea los pasos que dará con el movimiento social para reflotar el tema, sólo que es consciente de que no es éste el momento adecuado para seguir con su embestida. "Es bueno que haya discusión sobre esta crisis, pero si afecta la economía no se puede dar ahora", evaluó.

De todos modos, el ataque posterior será reforzado: la mirada se ampliará en el futuro a las legislaturas de varias provincias. Cuestionará, por ejemplo, que en muchos distritos existan dos cámaras que cumplen prácticamente con las mismas funciones. Su intención es que lo del Senado no se sume a la larga lista de "episodios metabolizables" del país. Buena parte de sus energías, de ahora en más, las invertirá en eso.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.