Vivimos en una estabilidad atada con alambre

(0)
27 de abril de 2018  

Es muy difícil dar una opinión sobre qué es lo que debería hacer o no actualmente el Gobierno o el propio Banco Central . En cambio, sí es posible mencionar que lo que ocurre en el mercado de cambios en este momento es consecuencia de un determinado andamiaje de política económica que impulsó el Banco Central. Un andamiaje muy perverso.

Esta pulseada, esta corrida, se enmarca en una decisión política de desregulación plena de la cuenta de capital para armar una burbuja de especulación financiera en torno a las Lebac.

Esto, a su vez, debilitó mucho la capacidad del propio Banco Central para manejar la tasa de interés y el tipo de cambio. En ese sentido, es cada vez más creciente la dependencia de los dólares especulativos, y aún más de los dólares de endeudamiento, lo que aparece cada día más complicado.

Es muy claro que el reflujo de dólares de inversores externos le está marcando la cancha al Banco Central para que aumente la tasa de interés en mayo.

Particularmente, lo que a mí me preocupa y mucho de este cimbronazo de fondos del exterior es otra cosa. Es que los dólares especulativos de estos fondos son, en realidad, muy inferiores al ingreso de dólares de los propios argentinos para hacer carry trade. La desdolarización de los propios argentinos fue de 26.000 millones, mientras que el ingreso de dólares de fondos especulativos fue de 16.000 millones, según los mismos datos del Banco Central.

Esto es, en realidad, lo que pasó al desregular totalmente la cuenta capital. Esta conducta de los inversores argentinos es el talón de Aquiles de la economía.

La apuesta de todo este esquema busca que sigan ingresando dólares financieros para impulsar aún más el llamado carry trade. En ese marco es claro que la tasa de interés es cautiva de esta situación impulsada oficialmente.

En este contexto, actualmente vivimos en una estabilidad atada con alambre.

Expresidenta del BCRA

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.