Volvieron las protestas contra las papeleras

Los asambleístas se manifestaron en las embajadas de Finlandia y Uruguay; esta vez optaron por mostrar con trajes típicos a las comunidades que eligieron vivir en Gualeguaychú
(0)
24 de agosto de 2006  • 14:14

Dispuestos a no abandonar su reclamo mientras el conflicto de las papeleras se dirime en tribunales internacionales, asambleístas de Gualeguaychú, alejados desde hace meses de las manifestaciones que tuvieron su punto máximo con los cortes de ruta, volvieron hoy a la Capital para protestar contra la construcción de las plantas de celulosa en Fray Bentos frente a las embajadas de Finlandia y Uruguay en el centro porteño.

Trajes típicos. El nuevo desembarco anti papeleras tuvo como atractivo la participación de vecinos que integran las comunidades extranjeras que viven en Gualeguaychú vestidos con sus trajes típicos.

"Vinimos con representantes de las comunidades italiana, alemana, española, israelita y árabe. Queremos demostrar que también a estas familias que eligieron Gualeguaychú como su lugar en el mundo para vivir los afecta todo esto", explicó a LANACION.com Javier Villanueva, uno de los asambleístas.

Paradas. El recorrido comenzó poco después de las 11.30 en la sede diplomática de Finlandia, situada en la avenida Santa Fe 846. Esa nación europea es el país de origen de la empresa Botnia que construye una de las plantas de celulosa a orillas del río Uruguay.

Allí, los vecinos reclamaron que el gobierno finés no se involucre en el conflicto que enfrenta a la Argentina y Uruguay, según informó Villanueva, uno de los asambleístas que participó de la reunión con un funcionario de segunda línea de la embajada.

Luego se trasladaron a la embajada de Uruguay, en Las Heras 1907 donde también fueron recibidos, aunque en las puertas de la sede diplomática, y siguieron camino hasta las oficinas del Mercado Común Europeo a pocas cuadras de allí, en Ayacucho al 1000.

Esta vez, la embajada de España quedó fuera del recorrido. "La empresa española está a la espera, así que no tenemos previsto ir allí", dijo Villanueva en relación a la compañía ENCE, dueña de la segunda pastera, que decidió suspender la construcción, por lo menos, hasta fin de año.

Regreso a la capital. La última vez que los ambientalistas llegaron con su reclamo hasta Buenos Aires fue el 17 de mayo pasado, también con un recorrido por embajadas. Después llevaron su protesta a Córdoba, sede de la última cumbre de presidentes del Mercosur, y a principios de este mes volvieron a la ruta, pero sin cortarla y para repartir volantes.

Caminos judiciales. En el terreno judicial, la controversia por la instalación de las pasteras, que la Argentina objeta por considerarlas contaminantes, se dirime en dos frentes. El primero es la Corte Internacional de La Haya que debe resolver la demanda de fondo de nuestro país contra Uruguay por supuesto incumplimiento del estatuto del Río Uruguay.

El segundo es el tribunal arbitral del Mercosur que tiene pendiente una resolución sobre una denuncia de Uruguay por los cortes de ruta y los perjuicios económicos que consideró provocaron los bloqueos en el país vecino. En este caso ya se hicieron las audiencias en las que ambos países expusieron sus argumentos y el tribunal deberá dictar su fallo antes del 7 de septiembre.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.