Vuelve la calma tras los saqueos, que ayer alteraron a Tucumán

Las fuerzas de seguridad aún siguen en alerta ante el temor de nuevos episodios; en la capital tucumana atacaron un supermercado y hubo pánico
Marcelo Veneranda
(0)
23 de diciembre de 2012  

Mientras la calma empezaba a regresar a casi todo el país después de dos días de máxima tensión por los saqueos a comercios, una serie de atracos, corridas y destrozos sacudió ayer a Tucumán, donde fueron atacados un supermercado de la capital provincial y hubo asaltos en la zona peatonal del centro y en comercios de la periferia.

El Ministerio de Seguridad nacional y las gobernaciones decidieron mantener en "estado de alerta" a las fuerzas policiales y montaron un operativo de coordinación permanente en las zonas conflictivas con Gendarmería, Prefectura y la Policía Federal. El objetivo es extremar esfuerzos para que haya calma en vísperas de la Navidad. En Buenos Aires se suspendieron los francos de los uniformados y Rosario extendió la alerta hasta el 1° de enero.

Los hechos violentos ya ocasionaron dos muertos en Rosario. Anoche, una mujer de esa ciudad y un policía bonaerense seguían en estado de extrema gravedad. Según datos difundidos por las gobernaciones, fiscalías y comisarías, se contabilizaron al menos 650 detenidos en el país. Y más de 290 comercios fueron saqueados en 40 ciudades, afirmó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Sólo en territorio bonaerense fueron detenidas 471 personas, según informó el gobernador Daniel Scioli, que ayer exigió "escarmiento" para los violentos. En Rosario se registró otro centenar de arrestos.

La presidenta Cristina Kirchner –que el jueves, al mediodía, viajó a Río Gallegos para pasar las Fiestas– y la ministra de Seguridad, Nilda Garré, se mantuvieron en silencio ante los hechos de violencia. Desde el kirchnerismo volvieron a responsabilizar al líder de la CGT, Hugo Moyano. "No me cabe duda de que los moyanistas participaron", sostuvo ayer Emilio Pérsico, líder del Movimiento Evita y funcionario de Agricultura.

La responsabilidad operativa continuó en manos del secretario de Seguridad, Sergio Berni, que estuvo reunido hasta pasada la medianoche del viernes con los ministros de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Ricardo Casal, y de la Capital Federal, Guillermo Montenegro.

En la reunión, que se realizó en la sede central de la Policía Federal, se resolvió mantener una comunicación y coordinación permanente entre las fuerzas de las tres jurisdicciones. "Con especial énfasis al monitoreo de las zonas de alta conflictividad", señalaron a LA NACION fuentes que participaron del encuentro.

"Reforzamos el operativo en todo el conurbano, con especial atención en la zona norte", agregó un vocero de Casal, para confirmar que la policía provincial se mantiene en estado de "alerta". Héctor Seba, el policía herido en la cabeza el jueves, continúa en "estado crítico".

La Casa Rosada decidió coordinar esfuerzos luego de que los focos de violencia iniciados en Bariloche se trasladaron a Rosario, al conurbano bonaerense y a Concepción del Uruguay (Entre Ríos), Viedma y Cipolletti (Río Negro), Posadas (Misiones), y las capitales de Córdoba y Neuquén. También informaron incidentes las policías de Chaco y de Corrientes.

Ayer, por la tarde, resurgió la violencia en Tucumán. Cuatro ferias populares de venta de indumentaria fueron objeto de robos masivos en la capital provincial, lo que obligó a la intervención policial.

La mayor tensión se vivió en el microcentro, donde los comercios cerraron sus puertas y bajaron las persianas, mientras que los numerosos vendedores ambulantes de juguetes y regalos que están en las peatonales se armaron con palos y objetos contundentes para repeler un ataque. La noche anterior habían saqueado un supermercado cerca del centro.

El saldo

En todo el país, más de 500 comercios resultaron perjudicados por los robos y actos de vandalismo, según un relevamiento de la CAME, una entidad de indisimulada simpatía por el kirchnerismo. Estimó daños por 26,5 millones de pesos en 40 de las ciudades afectadas.

Sin embargo, las pérdidas en todo el país serían superiores, debido a los cierres preventivos decididos por los comerciantes en los días de mayores ventas del año.

La CAME informó que la ola de saqueos violentos generó cuantiosas pérdidas "en la mayoría de las provincias", al estimar que "más de 500 pequeños y medianos comercios fueron destruidos y arrebatados" entre el jueves y el viernes.

La CAME, mediante un comunicado, consideró ayer que las pérdidas se multiplicaron también por "los refuerzos en personal de seguridad que debieron hacer pequeños locales por temor a que se repitan los actos violentos".

Luego de insistir en que los pequeños negocios no están preparados con personal de seguridad, la entidad presidida por Osvaldo Cornide criticó que las fuerzas policiales "se concentran mayormente en proteger los grandes negocios" que tienen sistemas de protección propios.

"Hubo comercios que perdieron toda la mercadería que tenían en stock para las Fiestas y ya no hay tiempo para reponer", agrega el comunicado que da cuenta de que, en algunos casos, los saqueadores se limitaron a destruir los locales y su contenido, sin saquearlos.

Teorías sobre los culpables

Qué dijo cada sector para explicar los saqueos

  • "Fueron moyano y barrionuevo"

    La versión del Gobierno


    El jefe de Gabinete, Abal Medina, y el secretario de Seguridad, Sergio Berni, acusaron al jefe de los camioneros y a otros sindicalistas opositores de organizar los saqueos. No aportaron pruebas
  • "La culpa es del gobierno"

    La versión de Moyano


    El jefe de la CGT acusó al Gobierno por la crisis social y dijo que buscan chivos expiatorios para tapar sus errores
  • "Fueron desestabilizadores"

    La versión de Scioli


    Habló de grupos preparados para "sembrar el caos", pero se cuidó de no acusar a ningún dirigente opositor, como había hecho el Gobierno
  • "Son delincuentes comunes"

    La versión de Caló


    La CGT oficialista también evitó acusar a sus adversarios gremiales. Denunció la acción de "grupos radicalizados", en una velada alusión a las agrupaciones de izquierda
  • Del editor: cómo sigue.

    Tucumán mostró que la inesperada crisis de los saqueos no está superada. El fin de año se vivirá en alerta constante.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.