Wall Street cree que el rumbo no cambiará

Economía teme quedar expuesta a los ataques del Congreso
(0)
21 de octubre de 2000  

El "teorema de Ades" parece no tener demostración práctica, al menos hasta ahora. Según dijo hace una semana el analista Alberto Ades, de GoldmanSachs, la salida de Fernando de Santibañes perjudicará el rumbo económico del gobierno de la Alianza.

Pero la mayoría de sus colegas de Wall Street que miran de cerca a la Argentina no comparten esa opinión y creen que la caída de los bonos de ayer se relaciona más con los temores que existen en el mercado en torno de los planes y del futuro de José Luis Machinea.

Los analistas Pablo Goldberg, de Merrill Lynch; Arturo Porzecansky y un colega que prefirió hablar en forma anónima coincidieron en señalar a La Nación desde Nueva York que la salida de Santibañes era un "hecho ya descontado" por Wall Street.

"Una renuncia más o menos no cambia la mala percepción que existe sobre la Argentina en los últimos meses, por la mezcla de falta de coherencia y transparencia que observan los inversores", sentenció el analista en jefe de ABN Amro, Arturo Porzecansky.

Porzecansky y Goldberg indicaron que la política oficial de solvencia fiscal no variará por este alejamiento en puerta.

"Interpretar la salida de Santibañes como un abandono de la ortodoxia podría ser un error y, por el contrario, debería distender la tensión política", sostuvo Goldberg, de Merrill Lynch.

Sin embargo, Goldberg admitió que la renuncia del jefe de la SIDE colocará en una posición más incómoda al equipo de Machinea.

Esta misma conclusión pesaba sobre los hombros de la conducción del Palacio de Hacienda anoche. "Ahora el blanco de los diputados somos nosotros", comentaba un estrecho colaborador del ministro, con una ligera sonrisa.

Las autoridades de Economía admitían que el jefe de la SIDE actuaba como un elemento de catarsis de las protestas del Poder Legislativo, que ahora desaparecerá.

Sin embargo, otra alta fuente del Palacio de Hacienda consideró que en los últimos tiempos Santibañes se había transformado en un elemento de disturbio, por su alta exposición en el conflicto político que debilitó a la Alianza.

Con esta doble evaluación, Goldberg dijo que el equipo económico quedará más expuesto que antes, pero gozará de un menor ruido político.

Estas mismas explicaciones son las que escuchó el secretario de Finanzas, Daniel Marx, durante las interminables conversaciones telefónicas que mantuvo ayer para tranquilizar a los inversores en el exterior. Marx tuvo que desmentir un cable de una agencia de noticias que indicaba que la Argentina utilizaría parte del préstamo acordado con el Fondo Monetario Internacional, ante los problemas de los mercados.

Y luego debió invertir el mismo esfuerzo en desechar las renovadas versiones sobre el alejamiento de Machinea y el posible ingreso de Domingo Cavallo al Gobierno.

En Economía creen que hay usinas locales y extranjeras que alimentan este rumor. Entre las primeras mencionan al desplazado ex ministro Nicolás Gallo y, entre las segundas, a los operadores de bonos brasileños, ansiosos de hacer buenos negocios en pocas horas.

Un analista de Nueva York descartó el trueque Cavallo-Machinea, al considerar que en realidad el ministro está en la buena senda y que el problema económico tiene una raíz política. "Aunque venga Superman, nada cambiará", confesó, con resignación.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.