Zaffaroni, aún con dudas, respaldó la ley