Zaffaroni disfrutó de la playa sin despertar demasiada curiosidad