Zamora resultó la gran decepción