Zonas bloqueadas y transporte limitado: así se vivirá, día por día, la cumbre en la ciudad

Los colectivos cambiarán sus recorridos y no habrá trenes ni subtes; 22.000 efectivos serán parte del operativo de seguridad

Mauricio Giambartolomei
(0)
25 de noviembre de 2018  

La llegada a Buenos Aires de los principales líderes políticos del mundo cambiará la rutina de la ciudad durante los próximos días. Mientras Angela Merkel , Theresa May , Donald Trump , Vladimir Putin y el resto de los participantes de la Cumbre del G-20 , junto con sus respectivas comitivas, se muevan por las calles porteñas los vecinos se encontrarán con zonas bloqueadas y blindadas, limitaciones para viajar tanto en transporte público como en vehículos particulares y, sobre todo, serán testigos de un despliegue de fuerzas de seguridad inédito.

Seis serán los perímetros delimitados con diferentes grados de restricciones que se activarán desde este jueves y hasta el sábado próximo. Se suspenderá el servicio de trenes y subtes, los recorridos de colectivos se modificarán y habrá anillos de seguridad que aumentarán el control cuanto más cerca se encuentren de los escenarios donde tendrán lugar las diferentes actividades. Por este motivo, se decretó un asueto administrativo para el viernes.

Un frente de 12 kilómetros con eje en Costa Salguero, la sede principal del encuentro, donde se harán las actividades más importantes de la cumbre y las reuniones bilaterales entre los mandatarios, tendrá la máxima custodia, con un operativo que incluirá el cierre total de las autopistas Illia, Cantilo y Lugones en sentido al centro y hacia la provincia.

Ya desde el jueves a las 15 ese perímetro estará cercado con el cierre de la estación Retiro de trenes y colectivos. Los servicios ferroviarios no circularán hasta el domingo, mientras que la operación del transporte por tierra se trasladará a la terminal Dellepiane, en el sur de la ciudad.

Los habitantes de la villa 31 podrán entrar o salir del barrio por las vías habituales hacia la avenida Ramos Mejía o la calle Rodolfo Walsh, aunque tendrán cerrado el paso en aquellas que dan a la zona portuaria.

Entre el jueves y el sábado, en el perímetro del microcentro delimitado entre las avenidas Alem, Paseo Colón, Independencia, Entre Ríos, Callao y Córdoba habrá cortes momentáneos del tránsito. Pero en un sector más reducido, entre Uruguay, Corrientes, Suipacha y Córdoba, solamente podrán acceder de formar peatonal los frentistas censados. Y entre Talcahuano, Lavalle, Pellegrini y Córdoba, alrededor del Teatro Colón, solo ingresarán las personas acreditadas al G-20 .

La zona de protección del teatro es aún más amplia: abarca unas 230 manzanas y llega hasta la avenida Independencia debido a los actos de protesta que organizaron agrupaciones políticas y sociales para el viernes. Los vecinos que viven allí fueron censados e informados de los requisitos que deben cumplir para circular. Las personas que trabajan dentro del perímetro podrán ingresar, aunque se recomienda tener el DNI a mano porque puede ser solicitado en los controles.

En ese radio tampoco podrán circular los colectivos, que desviarán sus recorridos. Volverán a funcionar con normalidad recién el domingo a la medianoche. El subte, por su parte, ofrecerá un servicio normal el jueves con ciertas limitaciones en la línea B y la H. Toda la red estará paralizada viernes y sábado.

La recomendación del gobierno para esos días es que las personas traten de circular lo menos posible por las zonas restringidas. Además de los servicios de transporte público limitados, los porteños se encontrarán con un operativo policial poca veces visto en Buenos Aires, solo comparable tal vez con el despliegue que hubo en la Cumbre de las Américas de 2005, en Mar del Plata.

Para esta ocasión habrá más de 22.000 efectivos de las fuerzas de seguridad federales y de la policía de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. También se sumarán 3500 custodios que acompañarán a los presidentes. Estados Unidos, China y Rusia aportarán la mayor cantidad de agentes que colaborarán en proteger y blindar aún más el radio de movimiento de los líderes durante la cumbre.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.