Opinión. Aristas de las obras verdes