Bares llenos, oficinas vacías: la maldición del “coffice” para los dueños