Opinión. Capacitación y compromiso son las claves