Comprar en pozo: por qué puede ser un buen negocio