Montevideo. Críticas y preocupación