Departamentos en lugar de hoteles

Muchos propietarios ofrecen sus unidades para que los turistas las ocupen por noche; la tendencia crece
Muchos propietarios ofrecen sus unidades para que los turistas las ocupen por noche; la tendencia crece
Aaron Glantz
(0)
13 de agosto de 2011  

SAN FRANCISCO (The New York Times).– En 2010, Pamela Kelley fue a ver al propietario de la vivienda que alquilaba con una propuesta de negocios: ella se mudaría del departamento con alquiler controlado en el que vivía, si el dueño acordaba convertirlo en una unidad de alquiler para turistas y pagarle a Kelley para que la administre. "Los turistas son nuestra principal fuente de ingresos, y muchos quieren la experiencia real de vivir San Francisco y no ir a un hotel", dijo Kelley.

El arreglo ha sido lucrativo para Kelley y el propietario, Harold Wong. Como inquilina, Kelley pagaba US$ 2100 al mes por su departamento de un dormitorio; ahora, le da a Wong US$ 225 por noche, más de US$ 6700 al mes si la unidad está ocupada los 30 días. Kelley recibe una comisión del 10 por ciento.

"Es simplemente mejor usar las propiedades para obtener más ingresos", dijo Wong, que entregó a Kelley un segundo departamento para alquilar para vacaciones y está explorando conversiones adicionales de las 13 propiedades que posee su familia.

Tales conversiones son en gran medida ilegales bajo las leyes de control de alquileres de San Francisco, pero según cifras del censo difundidas el mes último, la práctica de convertir residencias privadas en lo que efectivamente son hoteles es generalizada. En algunos vecindarios populares de San Francisco ahora hay más unidades dedicadas a uso estacional, recreativo u ocasional que departamentos disponibles para alquiler.

En una sección de Russian Hill había 176 segundas viviendas disponibles para alquilar, comparado con 115 departamentos vacíos, según el censo; en Rincon Hill, cerca del parque AT&T, había 594 segundas viviendas y 189 alquileres disponibles; en Pacific Heights el censo registró 129 segundas viviendas y 95 unidades en alquiler.

"Se ha convertido en una actividad especulativa", dijo Ted Gullicksen, director ejecutivo de la Unión de Inquilinos de San Francisco.

El censo registró 5564 viviendas de vacaciones en San Francisco, comparado con 3764 en 2000 y 1509 en 1990.

Christine Haw, funcionaria encargada de la aplicación del código habitacional del Departamento de Planificación de San Francisco, dijo que la tendencia es "profundamente preocupante. Están sustrayendo unidades del stock de viviendas a precios accesibles de la ciudad y de las unidades disponibles para residentes permanentes", dijo. Y sin embargo la ciudad está facilitando la rápida expansión de las unidades de alquiler para vacaciones.

Una ordenanza de hace tres décadas prohíbe a propietarios de San Francisco alquilar una residencia privada por menos de 30 días sin obtener un costoso permiso para revertir la misma al uso turístico. Pero la medida no se aplica en la práctica. Haw dijo que la ciudad no tiene suficiente personal para investigar docenas de quejas que recibió su departamento respecto de alquileres ilegales. "Tendríamos que salir de noche a verificar que la persona está alquilando la propiedad de modo ilegal. Son casos difíciles de probar", explicó.

Al mismo tiempo, el Tesoro de San Francisco comenzó a cobrar un impuesto hotelero del 14% a propietarios que alquilan departamentos a gente de afuera de la ciudad por períodos breves. "Todos deben pagar impuestos y aportar a la recaudación, no importa si son operadores grandes o pequeños", comentó dijo Greg Kato, vocero del Tesoro de la ciudad.

Kato dijo que la ciudad recaudó US$ 186,8 millones en impuestos hoteleros en el año fiscal que terminó el 30 de junio de 2010, pero no pudo estimar qué porcentaje de eso provino de unidades de alquiler por períodos breves. Los propietarios de algunas propiedades, como Wong, han pagado voluntariamente el impuesto hotelero, creyendo que eso reducirá las posibilidades de que otros departamentos del gobierno quieran hacer valer las leyes que prohíben el tipo de negocio que él está implementando.

Cientos de propiedades de San Francisco están listadas en sitios de la Red como Vacation Rentals by Owner (VRBO), Airbnb y Craigslist. Un especialista del ramo dijo que las ofertas online se han convertido en un importante motor de lo que llamó "una transformación extraordinaria del mercado inmobiliario residencial en la última década". Y agregó: "Hace diez años, como dueño de una segunda vivienda usted tenía que alquilar a través de un agente inmobiliario local o trabajar con una compañía de administración de propiedades para que la cosa funcionara. Con el advenimiento de los servicios de ofertas online se puede gastar un par de cientos de dólares al año y poner el aviso de su propiedad a la vista de todo tipo de ojos y pasajeros potenciales".

Los precios que se manejan rondan los US$ 225 la noche para departamentos de un dormitorio (con estacionamiento incluido).

"En un hotel no hay privacidad y se gasta mucho dinero comiendo afuera", dicen quienes suelen contratar este tipo de servicios.

"Lo llamamos la hotelización de San Francisco. Se está expulsando a gente mayor, familias e inquilinos de bajos ingresos. Tenemos que pelear por cada unidad de precios accesibles", dijo un operador experto.

Traducción de Gabriel Zadunaisky

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.