Salta. El cielo, como límite