Testimonio. El descanso del goleador