OPINIÓN. El mercado, a la espera de un cambio