Ladrillo a la vista. El mercado, en época de definiciones