El sector, entre la esperanza y el desencanto

Crédito: SHUTTERSTOCK
Carla Quiroga
(0)
14 de septiembre de 2019  

Describir lo que sucedió en los últimos días en el sector es lo más parecido a una novela de ficción. Desarrolladores, inmobiliarios y escribanos terminaron una semana al "rojo vivo". Arrancaron el lunes con una reunión en la AFIP en la que solicitaron la acreditación inmediata de las transferencias bancarias. También, la eliminación de los impuestos a los créditos y débitos que cobran los bancos. La variable tiempo y gasto son clave a la hora de concretar la venta de una propiedad. Nadie tolera la ansiedad que genera esperar entre 24 y 48 horas para disponer del depósito. Cuando se firma la escritura, quieren los dólares.

El miércoles se reunieron con el gerente general del Banco Central y el balance depende de la lupa con la que se analizan los resultados. Los desarrolladores se manifestaron "decepcionados". No se les habilitará la compra de dólares sin límites a quienes adquirieron una unidad en pozo a través de un boleto registrado con fecha cierta anterior al 31 de agosto.

Es decir, quien tenga que pagar cuotas en dólares no podrá cambiar los pesos por dólares oficiales. Por otra parte, de cara a futuro, las expectativas de que el boleto o fideicomiso con fecha cierta se convierta en un instrumento que habilite la autorización de cambiar los pesos por dólares se diluye. Igual, el sector dejó en la mesa de Central diferentes alternativas que el Gobierno se comprometió a analizar. Lo más probable es que el "beneficio" de flexibilizar la restricción cambiaria sólo aplique a quienes adquieran una vivienda única. Un mercado que hoy no mueve la actividad. Así los empresarios buscan la salida. Algunos desarrolladores venden en pesos las obras en pozo mientras otros inversores buscan la oportunidad en la oferta de pisos usados, un mercado en el que la baja de precio es condición para quien quiere "salir del ladrillo".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.