En el verano, las plantas también sufren estrés

Los controles diarios son importantes
(0)
28 de febrero de 2004  

¿Sabía que el excesivo calor produce estrés en las plantas? Aun con un adecuado riego es común observar las alegrías del hogar ubicadas en lugares de media sombra, mustias y agobiadas.

Por eso habrá que ajustar al máximo los cuidados de mantenimiento y tener en cuenta que las necesidades de agua varían según la etapa de desarrollo, y la floración es un momento crítico.

Es conveniente regar al atardecer cuando el sol y el calor disminuyen, así las plantas permanecerán en un suelo húmedo hasta el mediodía siguiente; y no hacerlo a la mañana, porque el suelo queda seco a las pocas horas.

El efecto de la escasez de agua puede provocar desde decaimiento en el aspecto general hasta pérdida parcial o total de hojas, incluso la muerte. Sucesiva falta de agua produce debilitamiento.

También es importante proteger la base de las plantas con algún tipo de cobertura, si es del tipo orgánico mejor, porque además de evitar la evaporación, el suelo y las raíces superficiales no se calientan. Además, cuando se degrada se incorporarán los productos de su descomposición al suelo. De esta manera se compensa, en parte, el consumo de nutrientes y se evita la compactación y degradación del suelo. Suelen usarse frecuentemente chips de madera. Se los encuentra en distintos colores en comercios especializados, lo que permite lograr efectos decorativos. Otros tipos de protección como la turba permiten acidificar el suelo de las plantas que así lo requieran, como las azaleas. Otros protectores alternativos son pinocha y hojas secas.

Como consecuencia del estrés, las plantas se encuentran más expuestas a los problemas fitosanitarios. Hay que revisar sistemáticamente las hojas también en el reverso y estar atentos a decaimiento de brotes, decoloración de hojas o manchado y pérdida de follaje.

El control de las hormigas debe ser permanente. En una sola noche pueden perderse los ejemplares más valiosos. La elección de plantas rústicas que soportan los climas calurosos es apropiada para las orientaciones Norte y Oeste. Entre ellas, lavandas, nandinas, abelias; y las más susceptibles a estos factores para las orientaciones Este y Sur: azaleas, helechos, monsteras y camelias.

Las plantas en macetas suelen requerir riego dos veces al día para compensar la falta de agua, producto de la escasa cantidad de sustrato y el reducido desarrollo de las raíces. Para retener mayor humedad, la tierra debe tener alto contenido de materia orgánica y es útil el uso de coberturas.

La autora es ingeniera agrónoma y docente de la Escuela de Jardinería del Jardín Botánico de Buenos Aires.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.