Análisis. En Real Estate, ritmo moderado